Uso de QR en campañas de marketing del sector retail u hostelería o restauración

Tiempo de lectura: 2 minutos
usos códigos qr

Los códigos QR para hostelería y restauración han crecido de forma exponencial en plena crisis del coronavirus. La pandemia ha modificado los hábitos de toda la población, que ahora debe mantener el distanciamiento social en los establecimientos, cumplir las pertinentes pautas de higiene y evitar el contacto con diferentes objetos y superficies.

En bares y restaurantes por motivos de seguridad han desaparecido las cartas físicas, en papel o plastificadas, siendo sustituidas por su equivalente digital que los clientes pueden consultar con tan solo un clic en su smartphone. Y en este espacio han ganado protagonismo los códigos QR, fundamentales para las campañas de retail marketing.

Ventajas del uso de QR para el plan de retail marketing en hoteles y restaurantes

Los códigos QR, la evolución en la era online del código de barras, son módulos en los que se puede almacenar información, abierta en el dispositivo móvil por un lector específico y que puede abrirse en Internet convirtiéndose en un perfil en una red social, un mapa GPS, una dirección de email, un catálogo comercial o la landing page de una web, entre otras posibilidades.

Estos códigos bidimensionales tienen capacidad para mejorar con creces la oportunidades de negocio en plena era de la COVID-19, junto con otras herramientas digitales como los chatbots inteligentes.

Estos gráficos permiten digitalizar la oferta: en el caso de los establecimientos de hostelería y restauración facilitan la lectura de la carta, ahorrando tiempo y mejorando el servicio de atención a cada mesa, mientras que el riesgo de contagio a través de diversas superficies y materiales se reduce de forma significativa, una pauta fundamental para evitar los rebrotes de COVID-19. De lo contrario, las cartas deberían ser desinfectadas.

Además, el código QR puede redirigir a distintos elementos: desde un documento PDF a vídeos y otros materiales interactivos, redes sociales, blogs o páginas web. Por tanto, da pie a la creatividad y personalización de cada campaña de retail, permite incorporar la personalidad gráfica de cada negocio y no requiere una gran inversión económica, ya que es una opción barata, sencilla y rápida de implementar.

Pero hay códigos QR que van más allá y abren un abanico más amplio de posibilidades, permitiendo pedir directamente a la cocina o pagar de forma digital desde el smartphone, sin tener que recurrir al dinero en metálico.

Compañías como Let’s Order han diseñado un sistema integral para códigos QR que permite al cliente tener el control absoluto desde la app para consultar la carta, realizar su pedido o abonar la cuenta. También facilitan la traducción instantánea en distintos idiomas, garantizan la seguridad de los pagos y aligeran tiempo y recursos para los profesionales de la hostelería, compensando con creces la inversión inicial.

Por el momento, y al menos mientras dure la pandemia, todo parece indicar que el futuro será bajo códigos QR, o no será.

Compártelo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Artículos recientes

Cookies

En Jim Collective utilizamos cookies propias y de terceros para, en base a la información obtenida a partir de tus hábitos de navegación, mejorar el servicio ofrecido. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”.