Cómo los chatbots pueden convertirse en los mejores aliados del profesorado

Tiempo de lectura: 2 minutos
chatbots en el sistema eductivo

La robótica, el Big Data, la Inteligencia Artificial o los chatbots a la carta están cambiando el mundo, desde la forma en la que compramos a la medicina o la logística. Y la educación no iba a ser menos: tanto profesores como alumnos pueden beneficiarse de la innovación tecnológica, la automatización de tareas o el poder tras los datos para una mejor experiencia de aprendizaje.

¿Cómo pueden ayudar los chatbots a los profesores?

Al igual que los bots conversacionales se han colado con gran acogida en diversas industrias, también pueden resultar de utilidad para que los docentes puedan ahorrar tiempo, resolver dudas repetitivas e integrar lecciones y ejercicios en aplicaciones de mensajería instantánea como Facebook Messenger, WhatsApp o Telegram, combinando el apartado presencial y humano con el digital.

Entre las utilidades de un chatbot educativo, destaca la de reservar tutorías o programar respuestas ante determinadas dudas -algo especialmente relevante si se produce un nuevo confinamiento y cierre de aulas ante el repunte de casos por coronavirus-, enviar exámenes, deberes y material interactivo interesante, reservar tutorías o tener un contacto online con las familias sencillo y automatizado.

Gracias a los avances en IA, procesamiento del lenguaje natural, Big Data y machine learning estos chatbots inteligentes pueden mantener una comunicación fluida con los alumnos 24/7, hacer un seguimiento de su aprendizaje o hacerse cargo de trámites administrativos y mecánicos, dejando para los docentes el apartado más creativo y didáctico. Además, al aprender de forma autónoma, mejoran su precisión con el paso del tiempo.

En absoluto los chatbots desbancarán al profesorado, sino que se convertirán en el complemento perfecto para reforzar su indiscutible papel en nuestra sociedad. Mientras que ellos podrán dedicarse a un apartado más dinámico, profundo y analítico, los chatbots simplificarán papeleos -por ejemplo, calificaciones, admisiones y formularios-, brindarán soporte técnico en escuelas y universidades y se podrán adaptar de forma personalizada a las necesidades de cada estudiante. El feedback de los alumnos traerá un gran valor añadido para mejorar la labor docente.

El futuro pinta brillante. Los ejemplos de chatbots educativos se multiplican a lo largo y ancho del mundo: en España destacan desde el Econbot desarrollado para los estudiantes de económicas de la UNED para repasar una asignatura proponiendo ejercicios o mandando notificaciones a los múltiples usos propuestos por la Universidad de la Rioja. Expertos como Conor Kostick, CMO de la plataforma multinacional SnatchBot, pronostican que en diez años todas las empresas utilizarán chatbots, y algo similar puede suceder con colegios y universidades, cada vez más proclives a la digitalización.

Compártelo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Artículos recientes

Cookies

En Jim Collective utilizamos cookies propias y de terceros para, en base a la información obtenida a partir de tus hábitos de navegación, mejorar el servicio ofrecido. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”.