Empresas agrícolas que utilizan herramientas digitales para venta directa a consumidor final

Tiempo de lectura: 3 minutos
herramientas-digitales-empresas-agricolas

La aparición de tecnologías novedosas como el Big Data, la Inteligencia Artificial o el Internet de las Cosas ha permitido que se impulse una profunda digitalización del sector agrícola. La transformación digital salpica a toda la cadena de valor y permite automatizar operaciones, monitorizar y mejorar el rendimiento de los cultivos, integrar sistemas para una mayor productividad o prepararse ante el cambio climático y las incidencias meteorológicas.

Pero no todo son drones que plantan semillas, sistemas de riego inteligente, sensores que miden la humedad y las condiciones del suelo o grandes volúmenes de datos cuyo análisis arroja auténtico valor sobre las cosechas: la digitalización también permite que los productores agrícolas implementen herramientas digitales en sus negocios para vender directamente a los consumidores finales, y no solo a proveedores o mayoristas.

A continuación puedes encontrar algunos ejemplos de empresas agrícolas de diferentes tamaños y alcance que emplean herramientas digitales de venta directa al consumidor.

5 ejemplos de compañías agrícolas que usan herramientas online para vender al consumidor final

Se trata de una plataforma que evita los intermediarios y contribuye a acercar los alimentos directamente del productor al consumidor. No es solo de fruta y verdura, sino también de carne y pescado fresca. La compañía es un negocio madrileño de San Fernando de Henares y hace envíos a domicilio a cualquier parte de España. Suelen tener ofertas en frescos y destacados de la semana, desde fresones a costillas adobadas o legumbres. Bucea en sus secciones de Huerta, Lonja, Charcutería o Despensa. El envío es gratis para compras superiores a 100 euros.

Es importante incluir a esta empresa familiar en el listado, ya que fueron totalmente pioneros en España en vender fruta por Internet. Según cuenta un reportaje realizado por Eldiario.es, producen 17.000 kilos al mes en Valencia que venden bajo el lema “del árbol a su mesa en 24 horas”. El consumidor puede seleccionar cajas de 3, 5, 10 o 15 kilos. No solo venden naranjas, sino también otros cítricos como sanguinas, mandarinas, pomelos y limones, y también tomates, pimientos, sandías y melones.

Otra compañía agrícola plenamente digitalizada es Freshvana, dedicada a la venta de fruta y verdura ecológica directamente al consumidor, que solamente tiene que seleccionar los productos en la página web y recibir en casa sus cajas con productos bio y de temporada. Además de artículos de la huerta, también venden aceite, vinagre, legumbres, pasta, vino, frutos secos o conservas. Todo ecológico, por supuesto. Cabe destacar que fue la primera empresa con certificación en agricultura dinámica en España. Nació al abrigo de una cooperativa agrícola y está en San Pedro del Pinatar.

Esta empresa gallega también apostó por digitalizarse y comenzar la venta online de hortalizas y frutas frescas después de experimentar una baja rentabilidad al vender su producto a grandes superficies. Exigen un pedido mínimo de 10 euros, y el envío es gratis a partir de los 30. El consumidor puede adquirir frutas, legumbres y verduras: ajos, berenjenas, alubias, calabazas, pimientos, repollos o manzanas, entre otras. Venden el 40% al consumidor o a tiendas y el 60% al por mayor. También venden online cestas variadas: las favoritas de su público son la cesta de temporada pequeña y la cesta semanal.

“Es una plataforma creada para recuperar todo el sabor, valor nutricional y un precio razonable en frutas y hortalizas”, explican desde su web. El proyecto de tipo marketplace, nacido en 2009, permite que los consumidores puedan comprar en origen frutas y verduras de gran calidad, y a la vez, ofrecen a los agricultores herramientas actuales y gratuitas para vender directamente sus productos, con la calidad original y a un precio justo. Los dos extremos de la cadena resultan beneficiados: para el usuario se traduce en precios más asequibles y mejor calidad nutricional, mientras que los productores recuperan rentabilidad. Cualquier agricultor puede crear desde Agroboca su tienda online con un puñado de sencillos pasos. También pueden hacerlo aquellas tiendas que no cultivan, pero que venden estos productos.

No son las únicas, sino el ejemplo vivo de un fenómeno digital que cada vez salpica a más agricultores. Marquillanes también brilla como productor, importador, vendedor y distribuidor de frutas y verduras frescas con alta certificación de calidad a Francia y al resto de Europa.

También destacan casos como el de Recespaña, una cooperativa olivarera que permite comprar aceite de oliva virgen extra o vino de gran calidad a través de su portal web, con mejor retorno para el agricultor y un coste más competitivo para el usuario, al eliminar los intermediarios.

Como conclusión, está bien claro: la agricultura será digital, o no será. 

Compártelo
Artículos recientes

Cookies

En Jim Collective utilizamos cookies propias y de terceros para, en base a la información obtenida a partir de tus hábitos de navegación, mejorar el servicio ofrecido. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”.