¿Qué es el brand storytelling y cómo ponerlo en práctica?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las personas se convierten en los relatos que escuchan y los relatos que cuentan

Elie Wiesel

El ser humano se alimenta de buenas historias para sentirse conectado a los demás, para comprender el mundo y para hacer frente a las grandes emociones, incógnitas y problemas de la vida. En la literatura oral las leyendas, los mitos, los cuentos tradicionales, las coplas, los romances, o las adivinanzas han perdurado transmitiéndose a través de los hablantes.

Hay ejemplos por doquier en todas las culturas: desde el Panchatantra hindú (s. VI d. C.) o Las mil y una noches, libro árabe que reúne relatos como Aladino, Alí Babá o Simbad, a las recopilaciones de cuentos tradicionales europeas: Don Juan Manuel lo hizo en El Conde Lucanor; Boccaccio en El Decamerón; o Chaucer en Los cuentos de Canterbury. todos estos en el siglo XIV.

Más adelante, autores como los alemanes hermanos Grimm también recogieron las historias populares en varios volúmenes escritos. Seguro que tú también lo has vivido: los cuentos que más te contaron en tu infancia siguen intactos en tu mente, como una llama que nunca se apaga.

Brand storytelling: el poder de la narrativa para conectar con tu target

Como dijo Eduardo Galeano, “los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me ha dicho que estamos hechos de historias”.

¿Por qué empezamos hablando del poder de una buena historia? Porque precisamente esa es la base del brand storytelling, concepto que puede traducirse al español como narrativa de marca. A grandes rasgos, se trata de un método o enfoque de marketing en el que el protagonista es el cliente, no la marca o el producto.

La principal finalidad es crear fuertes conexiones emocionales con tu audiencia ideal, generar conciencia de marca y establecer confianza. Las historias de marca clavan la chincheta en las experiencias vitales de las personas. Deben rebosar autenticidad y conectar con los valores de la marca.

Detrás de un buen brand storytelling hay narraciones llenas de fracasos y superaciones, sueños cumplidos, complicidad, miedo a la soledad, ternura, y un largo etcétera de sensaciones.

Grandes compañías como Nike o Coca-Cola lo ponen constantemente en práctica en sus campañas publicitarias, pintando estampas, películas y spots sobre personas, acontecimientos, lugares y experiencias que conectan al público con sus valores de una forma natural, universal y bien integrada.

Píldoras y consejos para un gran brand storytelling

Piensa, piensa mucho

Gran parte del proceso creativo consiste en encontrar buenas ideas. Reflexiona y profundiza cómo afecta tu marca a la vida de la gente, cuáles son sus inquietudes, qué sentimientos los mueven, qué arquetipos, heridas y conflictos tocan su fibra sensible y les interpelan directamente.

Total integración

El equipo de marketing debe lograr que la identidad, el diseño y el contenido de la marca creen asociaciones positivas y coherentes. No es cuestión de centrarse en vender, sino de generar lealtad.

Investiga a fondo

Especialmente si tu empresa no es nueva, debes averiguar previamente qué visión tiene el público de tu marca. Así podrás dirigir el timón y potenciar los puntos más fuertes de tu personalidad. Tu brand storytelling debe ser el mejor espejo de tus valores y atributos de marca.

Segmenta tu mensaje

¿A quién se dirige tu historia? Debes conocer a tu tribu. No es lo mismo dirigirte a un perfil de cliente de mediana edad y habitante en el rural que a un joven centennial hiperconectado al mundo digital. Cuanto más afines a quién está en el centro de la diana, más puntería podrá tener tu mensaje. La analítica debe estar de tu parte.

Convierte al cliente en el héroe de tu historia

Apúntate esta famosa frase, y habla más de tu audiencia que de tu marca; utiliza las historias de otros usuarios; bebe del contenido generado por el propio usuario en redes sociales; narra cómo les ha transformado tu producto, pon en su boca el testimonio de cómo han cambiado sus vidas. Piensa en el anuncio de la Lotería de Navidad y otras campañas publicitarias que pueden inspirarte.

Saca la artillería narrativa

Tu propósito debe ser construir personajes inolvidables, tener una estructura narrativa para tu relato -y que incluya una resolución-, adaptar la historia al espacio disponible y cuidar también el plano técnico y estético. La iluminación, la personalidad gráfica o los colores son elementos esenciales en el branding.

El formato importa

Además de ser coherente y auténtico, tener un buen guión y elegir las palabras adecuadas, el formato importa mucho. Sin duda, el vídeo es el rey del contenido del brand storytelling, y el que más oportunidad te da de pincelar con toques cinematográficos tu historia.

Además, las redes sociales como Instagram o TikTok, cuentan cada vez con más funcionalidades inspiradas para crear narrativas, como los Reels.

Una frase para finalizar: «Lo que queremos es una historia que comience como un terremoto y que vaya poco a poco hacia el clímax», dijo Samuel Goldwyn. Haz que tus historias de marca sean como esos magnéticos terremotos.

Compártelo
Artículos recientes

Cookies

En Jim Collective utilizamos cookies propias y de terceros para, en base a la información obtenida a partir de tus hábitos de navegación, mejorar el servicio ofrecido. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”.